Translate

diumenge, 8 de febrer de 2015

PER A 2BAT: EXEMPLE DE CONFLICTE COL.LECTIU I MEDIACIÓ.

Iberia y su plantilla vuelven a estar a un paso del conflicto colectivo

No hay acuerdo y los sindicatos, que hablan de mala fe de la empresa, han pedido la intermediación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para anular la citada rebaja. La firma vuelve a estar a un paso del conflicto colectivo.
La paz social está lejos aún de imponerse en Iberia. La llegada del nuevo consejero delegado, Luis Gallego, abrió nuevas expectativas de entendimiento con los sindicatos en busca de aumentos en la productividad. Pero sigue sin haber entendimiento y fue UGT el que denunció ayer que la empresa “ha negociado de mala fe”.
 Iberia ofreció el pasado 19 de abril a sus más de 16.000 empleados la posibilidad de recuperar el 4% de salario, recortado entonces, si se lograba acercar el rendimiento de la plantilla a los estándares que marcan las low cost y las aerolíneas latinoamericanas de largo radio. El entendimiento ha sido imposible durante estas semanas.
Los sindicatos de tierra y TCP –los pilotos van por su lado al no haber firmado la mediación del catedrático de Derecho del Trabajo Gregorio Tudela– están a un paso de judicializar el asunto interponiendo la figura del conflicto colectivo “en demanda de la anulación de la rebaja salarial adicional del 4% a todo el personal de Iberia”, explicaba ayer el sector aéreo estatal de UGT en un comunicado. Como paso previo la central sindical ha reclamado la mediación del SIMA, como ya hiciera a finales del año pasado en el contexto del ajuste de plantilla y las convocatorias de huelga. El órgano de mediación ha dado cita para el jueves de la semana que viene.
Acercamientos sin fruto
El comunicado sindical respalda sus críticas a Iberia en el resultado de las distintas mesas de negociación. Entre lo que se refiere a los trabajadores de tierra, la mesa de carga, sistemas, comercial y corporativa no ha llegado a abrirse; la mesa de handling se ha saldado con “escasas reuniones” y una posición “inflexible” de Iberia respecto al procedimiento de descuelgue del convenio presentado el 1 de marzo, y la mesa del personal de mantenimiento presentaba puntos de acuerdo, pero “Iberia ha decidido de manera unilateral dar por finalizada las negociaciones, sin más razón que el desacuerdo en la mesa de handling”.
La misma tensión se aprecia en los contactos de la dirección de la aerolínea con los representantes de los TCP. Las fuentes sindicales aseguran que solo faltaba un acercamiento en largo radio “que Iberia nunca llevó a cabo”. La mesa dio por concluidas las conversaciones y los sindicatos CTA Vuelo, Sitcpla, UGT y CC OO hablan de ruptura unilateral: “Nos reservamos todas las acciones legales y sociales pertinentes”, decían estos colectivos en el acta de la reunión en que se materializó la ruptura.
Desde Iberia se ha venido manifestando que el 4% adicional de recorte en las nóminas no constituye una solución para el futuro de la compañía, por lo que se abrió en abril a negociar alzas en la producción a cambio de salario.
Desde la asamblea general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, manifestó ayer que la aerolínea ya aprecia los efectos del plan de reestructuración. Este incluye la salida de 3.141 trabajadores (16% de la plantilla), la mayor parte en 2013, un recorte salarial para el resto (11% para el personal de tierra y 18% para pilotos y TCP), la reducción de flotas en 25 aviones y la renuncia a un 15% de la producción. Según Vázquez, Iberia mantiene todos sus planes para volver a ser rentable en 2015.
El holding IAG, al que pertenece Iberia, provisionó 270 millones el año pasado para la reestructuración de Iberia y se ha anotado un impacto de otros 265 millones por el mismo motivo en el primer trimestre de 2013.