Translate

dilluns, 12 de gener de 2015

LECTURA ECONOMIA PER A 1BAT.


¿Por qué Arabia Saudí gana con el desplome del precio del petróleo?

El Mundo Día 11/12/2014

Países como Irán, Rusia, enemigos del país suní, son los principales damnificados de esta tendencia que ya ha visto un descenso del 40% del barril de crudo en solo seis meses


El precio del petróleo, el oro negro que sigue abasteciendo al mundo, ha bajado más de un 40 por ciento desde el pasado junio. Hace seis meses el barril de crudo superaba los cien dólares, hoy está en torno a los 65 y puede llegar hasta los cincuenta. Ésto se debe a que ante una menor demanda propiciada por la ralentización de las principales economías mundiales, la oferta de crudo sigue siendo la misma.
En este escenario, los analistas destacan el papel de Arabia Saudí como principal productor de petróleo del mundo, viendo una jugada política en el origen del desplome. Tal como señala el semanario británico «The Economist», el cambio descendente de la curva de producción beneficia enormemente a los países «que detestan» el binomio Rusia-Irán. Expuestos unos y otros a las sanciones internacionales, y también a la ayuda económica incondicional al régimen de Bashar al Assad en el caso de Teherán, con el descenso de los precios estos dos países aliados en lo político y económico se ven abocados a una dura crisis en los próximos tiempos.
«Pueblo ruso, vienen tiempos difíciles, debéis aprender a ser autosuficientes», les dijo Vladimir Putin a los rusos en su discurso del estado de la nación tras anunciar que Rusia entraría en recesión en 2015 después de años de crecimiento estable. Incluso esto ha hecho caer el valor del rublo hasta el punto de que el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, pidió ayer por televisión que no compraran euros ni dólares. Otros países como Nigeria o Venezuela también están pasando por momentos críticos.
Arabia Saudí pretende hundir los precios para hacer inviable el «fracking» (fractura hidráulica para extraer crudo y gas inyectando agua y sustancias químicas a presión en el subsuelo y romper así las rocas donde se encuentran los hidrocarburos) en Estados Unidos, que será exportador de crudo y autosuficiente energéticamente en unos años. Los expertos apuntan que «el límite estaría en los 50 dólares el barril para que deje de ser rentable».
Para el semanario británico, «Arabia Saudí puede tolerar fácilmente precios más bajos. Tiene 900 mil millones de dólares en reservas y su propio petróleo tiene costes muy bajos»