Translate

dijous, 8 de març de 2012

LA FALLIDA DE LEHMAN BROTHERS

El principio del fin de Lehman Brothers

El cadáver que arrastró hasta el fondo de la crisis a la economía mundial ha vuelto a la vida de forma temporal para culminar su proceso de liquidación en un plazo máximo de cinco años. Lehman Brothers anunció ayer que ha salido finalmente de la mayor bancarrota de la historia de Estados Unidos y que comenzará a pagar a sus acreedores el próximo 17 de abril. Las reclamaciones de éstos ascendían a 875.000 millones de dólares -casi 670.000 millones de euros-, solo hay activos para afrontar 65.000 millones -49.500 millones de euros en números redondos-, menos del 8%.

Lehman se declaró en quiebra en septiembre de 2008 generando una caída en cadena de entidades financieras, principalmente al otro lado del Atlántico, que ha derivado en la actual crisis económica. Las actuales restricciones del crédito en la UE y los ataques a la deuda soberana de los países más débiles del euro no se entienden sin la actuación de los gestores del gigante financiero estadounidense, que avanza hacia su desmantelamiento definitivo mientras Europa se sume en la inestabilidad económica. Mientras, la doctrina del ajuste y el recorte del gasto reina en el Viejo Continente.

Su desplome desencadenó un colapso financiero que llevó a Estados Unidos a la crisis más profunda y prolongada desde la Gran Depresión de los años 30 del siglo XX, pero parece ya agua pasada. EE.UU. transita ya por el túnel de salida de la crisis. A partir de ahora, un nuevo consejo de administración dirigirá la compañía para que complete el proceso de liquidación del banco de inversión, informa Efe.

El pasado 6 de diciembre, el juez del Tribunal de Bancarrota de Manhattan, James Peck, aceptó el plan de liquidación de los 65.000 millones de dólares propuesto por el banco de inversión tras resolverse los últimos contenciosos planteados por algunos acreedores del banco. El acuerdo ha sido posible tras tensas negociaciones.

"Estamos orgullosos de anunciar la salida de Lehman del Capítulo 11 [que regula los procesos de bancarrota en los Estados Unidos] y el inicio de la fase final del proceso, la distribución a los acreedores", dijo el director gerente de Álvarez & Marsal, John Suckow, responsable de la liquidación. Suckow añadió que su objetivo "continúa siendo ofrecer los mejores resultados a los acreedores", lo que aseguró que realizará al producir valor de los activos de la firma, buscar la resolución de las reclamaciones todavía en disputa y gestionar los gastos en línea con lo establecido en el proceso de bancarrota.

"Agradecemos a los cientos de empleados de Lehman y a los profesionales de fuera que han trabajado dura y diligentemente desde septiembre de 2008 para alcanzar este monumental resultado", dijo.

El camino ha estado plagado de intervenciones judiciales y reprobaciones públicas a los responsables de la entidad financiera que pasará a la historia como culpable del actual bucle de colapso económico. Un informe encargado por el tribunal al mando de la investigación determinó el año pasado que los responsables del banco de inversión maquillaron sus cuentas para esconder el mal estado económico del gigante de Wall Street a inversores, entidades reguladoras y agencias de calificación.

Lehman Brothers, que ha sido objeto de 65.000 demandas de acreedores, se vio forzado a declararse en bancarrota en septiembre de 2008 al no obtener respaldo de la Casa Blanca para reflotarlo con dinero público. Hasta entonces se mantuvo en pie ocultando su verdadera situación gracias al prestigio que había cosechado durante más de siglo y medio de actividad.

Fundada en 1847 en Alabama por Emanuel y Mayer Lehman, dos emigrantes alemanes, empezó su actividad como un comercio vinculado al sector del algodón. La progresión de ese mercado le permitió explorar otras actividades como los ferrocarriles, el café y el tabaco y finalmente el sector financiero.

Antes de solicitar la bancarrota poseía más de 600.000 millones de dólares -unos 458.000 millones de euros- en activos. Según el plan dictado por el juez para la reordenación del banco contempla el pago a acreedores en un plazo máximo de cinco años. En el camino, los activos más valorados de Lehman Brothers, el cuarto banco en tamaño del EE.UU. en 2008, han sido vendidos y lo que queda será repartido entre los acreedores que se quedarán con los restos del gigante financiero.