Translate

divendres, 13 de maig de 2011

EXPLICACIÓ I DADES ACTUALS DE LA INFLACIÓ.(EXTRET DE LA PÀGINA OFICIAL DE LA COMISIÓ EUROPEA).


La inflación es el ritmo al que aumentan los niveles de precios de los bienes y servicios. En una economía de mercado, los precios de bienes y servicios pueden variar en cualquier momento. Unos precios suben, otros bajan. Si se hace un promedio entre todas esas variaciones de precio, se obtiene una tasa de inflación general. Se habla de inflación cuando los precios de los bienes y servicios aumentan a lo largo del tiempo.
Uno de los ejemplos de inflación más espectaculares de la historia se produjo en Alemania en los años veinte: en enero de 1921, un periódico costaba 0,30 marcos. Menos de dos años más tarde, el mismo periódico costaba 70 millones de marcos. Todos los demás precios aumentaron en proporción similar. A una tasa de inflación tan extraordinariamente alta se la denomina hiperinflación; por suerte, es un fenómeno muy raro.
La forma de medir la inflación depende de lo que se desee medir exactamente. Por ejemplo, para medir el efecto de la inflación en los pensionistas, podríamos estudiar la variación de precio de determinados medicamentos, la factura de la calefacción o el coste del abono a la televisión. En cambio, para calcular su efecto en los adolescentes, deberíamos fijarnos más bien en cómo varía el precio de las camisetas, los reproductores de MP3 o las entradas de los conciertos.
Esta página se centra en la inflación de los precios al consumo, que mide la evolución de los precios que afecta a los hogares. Sin embargo, existen otros tipos de inflación, por ejemplo la inflación de los precios al productor, que mide lo que los productores pagan por sus insumos (materiales y energía) y lo que cobran por su producción (productos manufacturados).
Ejemplo: ¿Por qué subieron en 2008 los precios del petróleo y los alimentos?
La fuerte subida de los precios del petróleo y de los alimentos que se produjo en todo el mundo en 2008 es un buen ejemplo de alza de precios inducida por la demanda, e ilustra muy bien la complejidad de la inflación. El alza de los precios del petróleo se debió principalmente al aumento de la demanda por parte de economías emergentes con industrias en expansión (como China, India, etc.) Como los productores de petróleo no pudieron incrementar la oferta al mismo ritmo que crecía la demanda, el precio del crudo subió vertiginosamente hasta tocar techo en julio de 2008. Eso tuvo un efecto directo en los productos agrícolas: sus precios aumentaron porque también lo hicieron los costes de producción, por ejemplo, los de transporte o los de combustible para la maquinaria agrícola. Además, el alza de precios del crudo impulsó la producción de biocombustibles procedentes de cultivos como fuente de energía alternativa. Pero eso, a su vez, provocó un desplazamiento en el uso de tierras cultivables, que dejaron de producir alimentos, como trigo, para producir biomasa. En consecuencia, se redujo la oferta de productos alimentarios y creció aún más la presión alcista sobre los precios de los alimentos, como el pan.
Los precios se regulan por la oferta y la demanda. Si los países productores de petróleo reducen su producción, como hicieron durante la crisis del petróleo de los años setenta, el precio de la gasolina sube y cuesta más llenar el depósito del coche. Este sería un ejemplo de inflación de los precios determinada por la oferta. Ahora bien, si la producción se mantiene inalterada pero aumenta el número de coches en las carreteras, el precio de la gasolina también subiría, porque habría más conductores que tendrían que compartir la misma cantidad de combustible, y las gasolineras podrían venderlo a mayor precio. Este sería un ejemplo de inflación de los precios determinada por la demanda.
En general, si se reduce la oferta de un producto de consumo, el productor puede venderlo más caro. Lo mismo ocurre si la oferta de un producto se mantiene constante pero aumenta su demanda. Y viceversa: si aumenta la oferta pero se mantiene la demanda o si se mantiene la oferta pero cae la demanda se producen bajadas en los precios. En promedio, cuando aumenta la demanda los precios tienden a subir. A la inversa, cuando los tiempos son difíciles y se gasta menos, suelen bajar los precios. Los cambios en la oferta y la demanda se conocen como los "motores" de la inflación.
La inflación también depende de la cantidad de dinero presente en la economíaLa cantidad de dinero en circulación también es un motor de la inflación. De hecho, el Banco Central Europeo (BCE) gestiona la inflación en la zona euro ajustando el coste de tomar dinero prestado y, con ello, la cantidad de dinero presente en la economía. Si el BCE reduce su tipo de interés de referencia, cuesta menos tomar dinero en préstamo, y aumenta el dinero en circulación (la oferta monetaria). Esta relación entre la oferta monetaria y la inflación es importante para gestionar la tasa de inflación.
La inlación reduce el valor del dinero.La inflación significa que los precios suben a un cierto ritmo. Si una persona tiene unos ingresos anuales fijos, con ese dinero fijo cada vez puede comprar menos cosas. Si con el mismo dinero se puede comprar menos, eso significa que el dinero vale menos. Los economistas se refieren a ese menor valor del dinero como una pérdida de poder adquisitivo.