Translate

dissabte, 23 d’abril de 2011

LIBIA REVOLUCIONA EL PRECIO DEL PETRÓLEO

Mubarak y Gadafi son dos de los nombres más sonados últimamente. Y es que las revoluciones en el norte de África están dando mucho que hablar, no sólo en el terreno político y social sino también en el ámbito económico.
El cambio político en Egipto con la caída del régimen de Mubarak se ha extendido a los países vecinos y es ahora el pueblo de Libia, el que quiere acabar con el gobierno de Gadafi, pese a la resistencia que éste está mostrando.
Pero ¿qué hay detrás de todas estas revueltas populares? ¿Cómo afectan al ciudadano de a pie, en España, a miles de kilómetros de distancia de estas revoluciones sociales que ve por televisión y que parecen tan lejanas?
Pues al español de a pie, todo esto le afecta más de lo que cree. Y si no, llene el depósito de gasolina de su coche y notará la diferencia del precio del combustible desde el estallido de la revolución de Egipto en enero. Y es que desde entonces el precio de la gasolina ha subido hasta situarse esta semana en 1,285 Euros de media el litro, según datos de la Comisión Europea.
¿Y por qué influye la revolución de Libia en el precio de la gasolina? Pues básicamente porque Libia es uno de los países componentes de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), organización dueña del 75% de las reservas petrolíferas de todo el mundo. Y con las revueltas populares la producción de petróleo de Libia se ha reducido.
Pero aún así Libia sólo supone alrededor del 2% de la producción mundial. El encarecimiento del petróleo se debe no tanto al recorte de suministro de Libia como al miedo a que las revueltas se expandan a otros países, entre ellos, al mayor productor de petróleo del mundo: Arabia Saudí.
La incertidumbre de que la revolución llegue al magnate petrolífero y que éste pueda recortar sus exportaciones de petróleo, es lo que ha creado el pánico en los mercados financieros. De esta forma el barril de Brent ha alcanzado ya los 119 dólares esta semana rozando la barrera de los 120, el máximo alcanzado en 2008, cuando comenzó la crisis global.
Si el precio del petróleo continúa esta tendencia alcista, las economías europeas se pueden ver bastante afectadas. Y es que al subir el precio del petróleo, sube la inflación de las economías europeas, también afectadas por la subida de otras materias primas, la subida del IVA y la depreciación del euro.
Habrá que ver cómo evoluciona la revuelta de Libia y si las revoluciones se extenderán o no a otras naciones. Hasta entonces tendremos el petróleo por las nubes. Mejor acostumbrarse a la bicicleta.

Pilar Cecilia Pérez, IG Group.